sábado, 12 de mayo de 2007

DE QUEJAS Y TELECOMUNICACIONES



Por aquí me ando otra vez. Con retraso, ya lo sé, pero espero que ustedes sabrán disculparme. Ay, que tengo yo miedo de estar contagiándome con los políticos, que yo también empiezo a prometer y a no cumplir. A ver si ya me está afectando la campaña electoral, si acaba de comenzar y ya estoy confundida con tantas ideas de ida y vuelta.

Bueno, pues les voy a contar que mi campaña personal en este momento, no tiene nada que ver con la política del país, vamos que no voy a presentarme a nada, no estoy tan loca, aún, o tan cuerda, ¿quién sabe como hay que estar para hacerlo?

Bien, les hablaba de mi campaña, o de mi lucha, por decirlo de otro modo, que no es otra que la “pelea” que me traigo con los de Telefónica para que me vengan a instalar la línea, el Imagenio de marras y el ADSL ése tan rápido que dicen ellos que tienen, aysss, como luego vaya a la misma velocidad con la que me están tardando en tramitar todo el papeleo…

El asunto es que los comerciales del número de atención al cliente -suena muy bien, pero ustedes no se fíen, eh-, que la atención que te prestan es muy relativa; caso, lo que se dice caso, mucho no te hacen, ahora sí, el trato es de “usted con el Doña delante de tu nombre”, lo que no impide que en cuanto dices que quieres poner una queja por la tardanza y el incumplimiento de la promesa que te hicieron, ¡hala!, te cortan la llamada; a mí me ha pasado más de una vez, y vuelves a marcar y tienes que repetir otra vez toda la historia y con muuuucha suerte, pues a lo mejor das con alguien que te comprende y te explica el porqué no pueden hacer nada: “Es muy sencillo –te dicen con esa voz tan profesional que tienen algunos, tanto, que hay veces que te crees lo que te dicen y todo, y piensas que algunos son más políticos que los propios idem- Doña Fulanita, la culpa no es nuestra es de la Compañía donde usted tiene ahora el teléfono que no nos quiere dar la portabilidad de su número” y yo pregunto qué rayos es eso. Y otra vez te responden que es muy sencillo, que no quieren traspasar la línea de teléfono hasta no agotar todo el tiempo para cobrar otro recibo más.

O sea, que hablando en plata, que no quieren soltar al cliente y que te tienen agarrada por los… “cables” hasta que les parezca que ya está bien y te liberen. Y yo me digo, jolín, que no van a perder tanto por un solo cliente, caray, ni que fuera una OPA hostil o algo parecido.

Ahora que ya me he despachado a gusto y cambiando de tema, quería comentarles, para terminar este intento de artículo -porque hoy no sé muy bien como llamar a éste churro que me ha salido, intentaré compensarles en el próximo-, bueno, que el otro día ví un reportaje que me llamó la atención; hablaban de lo agresivas que se vuelven las personas cuando se sientan al volante de un coche, y que sin embargo esos mismos cuando van andando por la calle son en general seres pacíficos. Y yo me digo, pues menos mal, porque me imagino a todos los peatones cuando se van cruzando por las aceras picándose unos contra otros porque el que viene detrás de ti te pasa por este lado o por el otro o porque corre más que tú, o cuando chocas con alguien, huy, a ustedes nunca les ha pasado eso de que alguien que viene enfrente se para delante de ti para no chocar, tú también te paras y que si uno echa a andar para un lado y el otro también, y ¿qué pasa al final?, que acabas chocando, mucho o poco, pero el roce de codos o algo más no te lo quita nadie, y murmuras perdón y hay quién se pone colorado y, a mí la verdad es que en esas situaciones me da la risa, me da como una risa tonta y me siento un poquitín ridícula. Pues menos mal que reaccionamos así, porque si lo hiciéramos como los conductores cuando tienen un choque por leve que sea, que empiezan a soltar tacos y voces y casi a llegar a las manos a veces, ayyy, si nosotros “los de a pie” les imitáramos andaríamos “cascándonos manporros” a cada rato. ¡Jesús, qué horror! Da grima sólo de pensarlo. O, pongo por caso, un señor que va con un carrito o una silla de niño paseando por la calle y otro que le adelanta porque tiene más prisa, fíjense si el primero se picara y acelerara el paso y el segundo se picara más y echara a correr…

Buenoooo, sería cómico y tremendo a la vez, no les parece.

En fin, que ya no les aburro más con mis cuitas, que bastantes tendremos estos días con las de los políticos, porque cuando empiezan a ponerse verdes unos a otros…, amigos míos… ¡Lo que hay que oír…!

Emma Rosa

6 comentarios:

Soco dijo...

Gran verdad lo de que vale más malo conocido que bueno por conocer. Lo digo porque, siendo TELEFÓNICA la que da servicio a todas las demás, parece que nada funcione como telefónica. Por lo demás, está bien llevado, aunque yo le daría un repasito a la puntuación

lola dijo...

Jeje , Emma ya te lo comenté en vivo y en directo... ¡ no sabes la que te esèra!
En fin , lo leeré en el Blog...
me divierto leyéndote.
Saludos
lola

Anónimo dijo...

De Imagenio no quiero yo saber ni la hora.
Por gente que ha cogido esa opción (más de uno) sé que ni dan buen servicio ni arreglan los temas. Es más, al final la gente que lo subscribió se ha borrado harta de que la quieran tomar el pelo.
Eso digo.
Y el servicio a Internet con Imagenio no suele funcionar. Ni bien ni mal, es que no conecta.
Para mí es una trola, pero bueno, es mi opinión subjetiva.
Yo tengo el adls tarifa plana con terra.adsl plus y me va genial. No quiero "probaturas"...
Para canales de televisión y eso me subscribí a plus total y santas pascuas. Con terra edsl plus. Quiero decir en función integrada; otras compañiías no me interesan nada.

Alena.

Manuel Cubero Urbano dijo...

Tú tranquila, y ve rezando aquello de "virgencita, que me quede como estaba"...
je, je... que no chiquilla, que al final y poquito a poco, todo se va mejorando.
La mínima parte de lo que te prometen los candidatos a alcalde, pero algo sí que mejorará.
Manolo

Manuel Cubero Urbano dijo...

Puro realismo, Emma. Y muy bueno.

CATI COBAS dijo...

No te quedes...continuá por mucho que haya que hacer en casa. Cati