sábado, 30 de junio de 2007

DE BANCOS Y MÁS BANCOS

La mayoría de las noticias que oímos a diario son alarmantes, tristes, terribles, incluso terroríficas. Por eso cuando escuchamos alguna amable, que nos hace sonreír y pensar que, después de todo, la Humanidad no está tan deshumanizada como pudiera parecer, a esta servidora se le alegran los oídos y hasta parece que le bailan los lóbulos de las orejas de regocijo.

Bueno, pues una de estas noticias amables la escuché ayer en una entrevista, se trata del Banco de Tiempo. Yo, la verdad es que conozco muchos tipos de bancos, aparte de los de sentarse, claro, están los de dinero, de datos, de sangre, de ojos, de peces…, pero de tiempo, nunca lo había oído hasta ahora.

Un Banco del Tiempo es, básicamente, un grupo de personas que trabaja para ayudar a los demás, desinteresadamente. Es decir la moneda de cambio es una medida de tiempo, que se traduce en horas, donde tú ofreces una serie de servicios a cambio de que otra persona te ofrezca a ti los suyos. Una especie de trueque, vamos; los que quieren apuntarse solo tienen que dar los datos y decir que habilidades y gustos tienen; por ejemplo: Yo sé contar cuentos, me gusta leer en voz alta y charlar con personas mayores. Tú eres un manitas y sabes arreglar enchufes, barnizar puertas, restaurar etc. A otro se le da de maravilla arreglar todo tipo de papeleos y pelear con funcionarios en Organismos Oficiales. Y así hasta una lista interminable de actividades para intercambiar. Yo invierto dos horas en hacer algo por alguien, me lo apuntan en una cartilla y otro día que yo necesite algo determinado pues lo solicito y ya está, así de simple.

Lo comento porque me parece una iniciativa muy bonita, en esta sociedad, donde, sin dinero, parece que no llegas ni a la vuelta de la esquina, el que te vengan a hacer un trabajo gratis suena como a estafa, verdad, sin embargo existe y es una realidad, aunque otro día seas tú el que tengas que hacer algo gratis por los demás. A mí, sinceramente, me encanta la idea.

Otra de esas noticias buenas, es la aprobación en el Congreso de la Ley de la Lengua de Signos y de Medios de Apoyo a la Comunicación Oral. Supongo que es un gran avance para este colectivo de personas que, barrunto yo, que estaban un tanto olvidados. Ahora podrán acceder seguramente de forma más fácil a la cultura, a la educación, a mejores puestos de trabajo, etc. También al parecer hay cada vez más personas interesadas en estudiar esta lengua y convertirse en intérpretes. Y precisamente ésto, como comentaba jocosamente, una chica sorda: “a veces puede ser una incomodidad, porque antes podía estar con un amigo “charlando” en un bar y nadie se enteraba de lo que “hablábamos”, pero tenemos que empezar a tener cuidado porque ahora ya hay mucha gente alrededor que te puede entender”. Y, es que, claro, digo yo, que nosotros los hablantes, podemos bajar la voz y los de la mesa de al lado no se enteran, pero dos personas que solo pueden comunicarse con gestos y signos ¿cómo pueden “hablar” bajito? Sólo se me ocurre que se pongan de espaldas a todos, o sea de cara a la pared, ups, no sé, nunca me lo había planteado.

Y ya para terminar, este artículo, quiero hablarles de la publicidad y de la imaginación de los publicistas: Me llega al correo un folleto de un Banco, éste sí de dinero, faltaría más, para que lleve allí mis ahorrillos; dan pon sentado que los tengo y yo pienso que son muy optimistas, pero bueno sigo leyendo a ver que me ofrecen: “un tratamiento antiestrés”, vaya no está mal, una piensa que le van a regalar una estancia en un balneario o al menos una tarde en una clínica de masajes de ésas que dicen que sales como flotando de tan relajado que te dejan, pero nooooo, error y horror, a quién ofrecen el tratamiento antiestrés no es a mí, sino… ¡A mi dinero! Lo primero que pienso es que he leído mal o que me están tomando el pelo, pero releo y confirmo que dice lo que dice: “Regale a su dinero un tratamiento antiestrés”, o sea que además se lo tengo que regalar yo. Ay, Señor, ¿para qué quiere el dinero un tratamiento así? Yo que creía que sólo nos podíamos estresar los humanos y los animales, o incluso las plantas, pero no las cosas. ¡Jolines!, ahora lo miro todo con otros ojos, la próxima vez que se me peguen las lentejas pensaré que se queman por culpa del estrés y me sentiré culpable.

En fin, que a mí no me importaría tener mucho dinero aunque estuviera estresado que ya me encargaría yo de relajarlo, ya… Me lo llevaría conmigo de compras, de viaje, de vacaciones, nos desestresaríamos juntos por el mundo y seríamos tan felices…

¡Vivan los Bancos y la publicidad!… ¡Aysss!, a veces… Lo que hay que oír…

Emma Rosa

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Estupendo , Emma, me ha encantado y de paso he aprendido un par de cosas.
Besos
Lola

Anónimo dijo...

Me encanta este blog, Emma: ameno y divertido
MªÁngeles Cantalapiedra

Pilar dijo...

Son muy interesantes estos temas. La verdad es que lo enjuicias muy bien y sabes darle tu sello personal.

Enigma dijo...

Hola, te informamos que TU BLOG HA SIDO ACEPTADO en Blogueratura
Al actualizar, recuerda siempre introducir la url comenzando con http://
Cualquier problema con tu cuenta escribe a esta dirección (blogueratura@gmail.com).
No olvides poner un botón de blogueratura en tu blog para que tus lectores conozcan el proyecto.
Puedes también copiar la lista de los últimos actualizados dentro de tu blog.
Blogueratura cuenta con una sección llamada "el artículo quincenal" donde todos los miembros del proyecto pueden escribir, sólo manda a esta dirección un artículo –que no sea cuento ni poema- de no más de 2 cuartillas, junto con una imagen para ilustrarlo. Podrás participar las veces que quieras. Los textos se enlistan y se van publicando conforme van llegando.
También hay una sección que es el blog quincenal donde reseñas un blog que creas que es bueno. Esa reseña sí será revisada por los coordinadores del proyecto y será o no publicada de acuerdo a sus criterios.
Gracias por seguir publicando la palabra

Anónimo dijo...

Me pregunto...solo me pregunto si el post anterior al mío es porque tú has solicitado entrar en el lugar que te dicen.
Si no es así, debes saber que es SPAM.
Un beso.
Alena.Collar

azzul_de_angel dijo...

Bueno, sin palabras, lo del banco se resumiría en : "deme su dinero, señora que se lo desestreso y con destreza, también, se lo desaparezco".
Hay que ver con la calidad de chantas que uno convive en este planeta.
En mi pais, lo que cuesta a un cristiano trabajador obtener una tarjeta de crédito no tiene justificativo, en cambio, cualquier desocupado la consigue como por arte de magia, instantáneamente.