domingo, 29 de abril de 2007

DE LOS EUROS AL INFIERNO


Sinceramente, esta vez no sé como empezar ésto, que, podría llamarse artículo, pero es que me parece una palabra demasiado grande para lo que yo hago aquí.

También podría empezar por disculparme por la tardanza, una semana sin aparecer, cuando yo había dicho… Bueno, lo que importa es que estoy aquí otra vez, que no les he olvidado, y ¿ustedes a mí? Ay, espero que no; pero es que anduve en casa de “obras menores”, pero obras, ¿será por contagio? Bueno, y además que sigo medio colgada con Internet, aún estoy esperando que me vengan los de Telefónica a instalar la línea y a ponerme en condiciones lo del ADSL; ya le podían haber puesto otras siglas, caray, algo que se pudiera pronunciar mejor, que a mí esas me suenan mal, como a droga, o algo así. Claro que, mirándolo bien, esto engancha, ya lo dicen los expertos: “Que Internet puede crear dependencia”. Pues como todo en la vida, digo yo, lo bueno o engorda o es pecado, miren ustedes eso es un dicho muy viejo, así que no nos vengan ahora contando milongas.

Ven ustedes, ya me he liado con tonterías, y aún no he entrado en materia, y no será porque la semanita no esté plagada de noticias, eh, de esas sabrosas, y que te hacen dar un respingo y hablar con la tele -al menos yo lo hago- mis hijos dicen que estoy loca, que si será la menopausia, que me como demasiado el tarro, uffff, y más “lindezas” parecidas. Pero es que como se le queda el cuerpo a una cuando oyes decir a alguien que cobra al mes: ¡8000 euros! Y eso sólo por darle a la lengua y poner verde a los demás. Ustedes ya saben por donde voy, seguro. Pero es que esta servidora que tiene que estirar cada euro como si fuera de goma para llegar a fin de mes, no se puede ni imaginar lo que puede ser cobrar semejante cantidad sólo por criticar y por la llevar la contraria. También hay que tener un par de “narices” para decirlo así, al descubierto, sabiendo la polémica que esto iba a traer. Yo no sé si esta confesión del Sr. Rajoy habrá sido o no acertada. Según se mire, puede ser tirar piedras contra el propio tejado o puede ser que él como persona haya ganado puntos por no ocultar una verdad, que en teoría puede perjudicarle, pero me pregunto: ¿Cómo habrá sentado en el Partido? Porque los españolitos de a pie o de autobús o de metro, ¿qué nos preguntaremos ahora a la hora de ir a votar? ¿De dónde salen esos 5000 euros que cobra un solo señor, más todos los que cobrarán los demás? De los socios, etc, me imagino yo, pero ¿y qué pensarán ahora los socios? Bueno, pues yo me he quedado sin habla, la verdad, y, pensándolo fríamente, a mí, por ese dinero, no me importaría defender a capa y espada a cualquier partido político, ya sé que eso no es muy ético, pero, total hoy en día no hay diferencias, no hay izquierdas ni derechas, no hay nadie del Centro-centro, porque todos lo son, en mi humilde opinión tanto los partidos como los candidatos son “desaboríos”, como muy “Light”, lo que pasa que en vez de ser bajos en calorías son bajos en espíritu, no sé, es como si no tuvieran enganche, carisma, que se dice ahora, tal parece que se limitan a aguantar el tipo hasta la hora de cobrar y luego viven su vida tan felices, ¡no te fastidia!, yo con esos sueldos viviría superfeliz, ¿ustedes no?

Ah, de otra cosita que quiero hablar, a riesgo de ser pesada, pero es que tampoco tiene desperdicio la noticia: ¿Se acuerdan ustedes de que yo les comenté que estaba muy contenta porque ya no teníamos Limbo? Bueno, pues está claro que “poco dura la alegría en casa del pobre” porque ahora es peor: ¡Ahora tenemos otra vez Infierno! ¡Vaya por Dios!, y nunca mejor dicho, que dice el Papa que existe el Infierno, que sí, que está ahí, vamos, que haberlo, “haylo”. Ven ustedes, lo que yo decía de los mundos virtuales, si es que son como niños jugando con la consola o con el ordenador quitando programas o juegos que ya les cansan para volver a rescatar y añadir otros más antiguos y que ya estaban olvidados.

Aysss, si Dante levantara la cabeza y escribiera ahora sobre todo esto, seguro que haría un buen best seller, yo no sé si lo titularía La Divina Comedia o la Comedia Divina, pero a mí, la verdad es que, lo que me parece es un cachondeo, eso sí, lo de divino, no lo niego.

Ahora yo estoy preocupada y me queda una duda: ¿Qué pasa con el Purgatorio? Seguimos teniéndolo o se ha ido también al Limbo con el ídem.

¡Ay, Señor! Habrá que esperar y tener los oídos bien abiertos, porque a veces… ¡Lo que hay que oír…!

Emma Rosa

3 comentarios:

lola dijo...

Jejejej ; emma, me he divertido un montón, estás muy puesta en política, yo me quedo con los culebrones de la tele , que para eso soy una "maruja" de verdad...
En fin,,, me encanta lo que escribes y.... espero que no tenga que esperar una semana para leerte.
Besazos de lola

Anónimo dijo...

Emma, me he divertido con tus relatos. El título del Blog está que ni piantao.

Sigue adelante que hay mucha materia política hasta las elecciones.
Besoss.
Marila

Anónimo dijo...

Emma, la verdad es que hay un montón de cosas interesantes en tus palabras. Te sigo leyendo ....

Pilar (Holanda)