domingo, 17 de febrero de 2008

EL "ARTE" DE SACAR LA BASURA


¿Sabían ustedes que depositar las bolsas de la basura en la calle puede ser un arte? Quizá les resulte un tanto extraño, a mí personalmente me parece una tontería, pero al parecer los señores que exponen en Arco que es la Feria Internacional de Arte Contemporáneo más importante de Madrid, pues no piensan lo mismo que yo, y claro, ellos son los expertos y los que saben de esto. Así que una menda que sigue pensando que apilar unas cuantas bolsas de basura no tiene ninguna ciencia pues se limita a comentar la noticia, y a reírse un poquito de paso. Si es que…¡Lo que hay que ver, caramba!

Verán, estimados lectores, en dicha Feria, que también hay obras de auténtico arte, ¡faltaría más!, hay cada lindeza que alguna es digna de mencionar por lo absurdo de su contenido. ¿A qué me refiero? Pues ni más ni menos a una de las “obras” allí expuestas: “En una esquina de una sala hay varias bolsas de basura colocadas en el suelo”, y no se crean ustedes que están vacías, no, llenitas del todo y bien atadas, eso sí. Digo yo, que el contenido de dentro será de eso que llaman de atrezzo, o sea de mentira, porque si la exposición dura una semanita, ya me contarán a mí quien se acerca por allí el último día. Y supongo que habrán avisado a las señoras de la limpieza, no vayan a destrozarles el invento y dejar el rincón de marras vacío y limpio como los chorros del oro, a no ser, que hayan instalado una alarma que pitorree de lo lindo si alguien osa tocar semejante maravilla producto de la creatividad de algún artista de “gusto exquisito”, porque la verdad es que la muestra tiene una “plasticidad” impresionante, porque plástico, lo que se dice plástico lleva bastante, digamos que es el material principal con que está hecha, lo que no quita para que sea, cuanto menos original, ¡ups! por decirlo suavemente.

Bueno, pues esa es una de las estupendas novedades de este año. Y es que el arte evoluciona que da gusto. Cada vez es más asequible al pueblo llano, ¿verdad? Porque hay veces que una, por más que intenta buscar el sentido a un cuadro o a una figura no sabe por donde empezar, pero no me negarán ustedes que a unas bolsas de basura, es muy fácil encontrarles el puntito necesario de comprensión que conlleva en sí mismo. ¡Hale, ahí queda eso!

Sobre todo, cuando una servidora está tan acostumbrada a sacar la basura diariamente. Ya ven ustedes, qué desperdicio, yo haciendo cada noche una obra de arte y sin saberlo, caray. Ah, y encima la de verdad, nada de mentirijillas, oiga, la auténtica, la interactiva que se dice ahora. En otras palabras se puede decir que estoy interactuando con la naturaleza integrando la propia obra de arte en su entorno natural, hasta que llegue el camión y se la lleve, claro.

¡Ay! Miedo me da que se enteren mis hijos, porque se negarán a sacar la basura alegando que no quieren privarme a mí de ese placer de diseñar y construir mi propia obra de arte cada día.

Así que ya saben ustedes, cuando les de pereza realizar alguna tarea doméstica parecida piensen que están haciendo arte y disfruten de su creatividad, que quien sabe si el año que viene me verán a mí allí fregando los platos o algo parecido… Eso sí, con mucho arte.

¡Ay Señor… Lo que hay que oír…!

Emma Rosa

3 comentarios:

Alena.collar dijo...

Mira hija, has escrito una joyita. Que lo sepas.
Me llevo riendo media hora pero además es que te voy a recomendar porque esto es imperdonable que no lo lean. Es genial.

Pilar dijo...

Emma, qué bien sabes poner el acento de humor hasta en lo cotidiano. Me alegra esta manera de ver las cosas.

Manuel Cubero Urbano dijo...

Tú lo has dicho... y mientras haya carajotes que ven arte en cualquier tipo de ruptura...